Infraestructura Logística

La infraestructura logística de un país representa uno de sus recursos más importantes en virtud de que posibilita el intercambio comercial de bienes y mercancías, tanto dentro de su territorio como hacia el exterior, lo cual representa uno de los principales motores para el desarrollo económico. Es por ello que las naciones que cuentan con una mejor infraestructura, tienen mayor capacidad para crecer y ser más competitivos en el ámbito internacional (World Bank, 2012). Una infraestructura logística adecuada resulta necesaria para mover productos desde los centros donde éstos se generan hasta las zonas de consumo, de manera eficiente, confiable y a costos competitivos. Las mejoras en la calidad, el alcance territorial y la conectividad de la infraestructura logística adquiere por lo tanto gran relevancia como palanca del desarrollo, especialmente para economías emergentes como la nuestra.

En esta sección del portal presentamos una descripción general de la infraestructura logística de México, así como definiciones, estadísticas relevantes y un mapa interactivo, entre otros elementos, que estimamos pueden ser de utilidad para los tomadores de decisiones, tanto en el sector privado para mejorar el aprovechamiento de estos recursos, como dentro del gobierno, para apoyar la elaboración de políticas públicas encaminadas a consolidar los activos existentes y desarrollar los nuevos proyectos que el país demanda en esta materia.

 

Definiciones y panorama general

La infraestructura logística se define como el conjunto de obras e instalaciones que posibilitan el enlace entre los nodos de acopio, producción y consumo para satisfacer los requerimientos de las cadenas de suministro que interactúan entre ellos, mediante el uso de los modos de transporte y el apoyo de instalaciones y terminales especializadas donde se materializan los movimientos de carga en combinaciones intermodales, mediante procesos de transferencia, transbordo, ruptura y trasvase de las mercancías.

México cuenta hoy día con un importante activo nacional en materia de infraestructura de conectividad, representado por 117 puertos marítimos, las redes carreteras que superan los 370 mil kilómetros, las vías ferroviarias cercanas a 27 mil kilómetros y los 76 aeropuertos de relevancia, que junto con instalaciones complementarias como las 49 aduanas y las 66 terminales ferroviarias y de articulación intermodal, permiten al país soportar el volumen creciente de intercambios de comercio exterior, al tiempo que por su amplia cobertura posibilitan también la distribución interna de bienes y mercancías.

Existen además instalaciones de servicios públicos de almacenamiento seco, refrigerado y de carácter especializado, como los patios automotrices y los silos para graneles agrícolas, que se encuentran distribuidos por todo el territorio nacional y que atienden las demandas de diferentes tamaños de usuarios.  

A lo anterior también contribuyen los desarrollos inmobiliarios con vocación logística, llamados “inmologísticos” y que actualmente integran una oferta especializada de instalaciones y servicios orientados a satisfacer las necesidades puntuales de la industria, como son naves de manufactura, para almacenamiento de transferencia y centros de distribución privados, conocidos como CEDIS, entre otros.

En el “mapa de activos logísticos” que se incluye al final de esta sección, se ofrece una aplicación tecnológica que permite superponer las distintas redes de conectividad y la ubicación de los principales nodos e instalaciones logísticas como puertos, aeropuertos y terminales intermodales, en el contexto de la geografía nacional.